1.3. Terminar con el monopolio de la Representación Política

El funcionamiento de la separación y contrapeso de los poderes del Estado, como condición básica del funcionamiento de la democracia, se ha visto alterado por la dependencia de los integrantes de los órganos Legislativos de la voluntad de sus jefes políticos a la hora de elaborar las listas de candidatos, lo que ha afectado y debilitado el funcionamiento de estos, especialmente en las funciones de fiscalización.

Del mismo modo, este sistema de selección de candidatos ha impedido que muchos ciudadanos interesados en servir a su comunidad hayan participado de la actividad política directa, perdiendo el país un invalorable aporte de muchos de sus integrantes, que o no querían ser parte de una organización política o no eran dóciles a los jefes de estas.

Se propone realizar una modificación a las normas legales para que en el futuro se puedan presentar como candidatos a Diputados Uninominales, Asambleístas Legislativos Departamentales y Concejales Municipales, así como a Presidente, Gobernador y Alcalde, cualquier ciudadano que lo desee con sólo presentar como apoyo firmas de los electores de la circunscripción que corresponda que equivalgan al 1% del padrón del área geográfica de influencia.